Actualidad

Vivimos un momento de gran incertidumbre global. Una globalización presente desde hace décadas y en aumento, facilita relaciones internacionales para generar operaciones comerciales y financieras.

Al igual que nos beneficiamos para y en la consecución de operaciones de negocio, podemos sufrir también repercusiones muy adversas para nuestros intereses y es que es fundamental, la diversificación de estrategias y formas.

¿Cuál es la situación en la actualidad?

La situación política internacional es tensa como poco se recuerda. La economía no termina de consolidarse con la amenaza de una nueva crisis, mientras multitud de conflictos sociales y armados se desarrollan generando cada vez más inestabilidad global.

Si un aspecto es claro e incuestionable en economía, es que el dinero necesita estabilidad, confianza y previsiones de futuro estables. En este momento no es el escenario en el que nos encontramos y una crisis, suceso, decisión o cambio a miles de kilómetros, nos repercute de forma inmediata aquí.

Cuando se posee y se dispone de capital y patrimonios, la gestión y sobretodo la diversificación de éstos, es clave e imprescindible.

Saber repartir y posicionar tus fichas, hablando en sentido figurado, será la diferencia entre conservar o no, lo que tanto nos ha costado conseguir y lo que tanto protegemos.